Estrella

Mitos de la lejía

No creas todo lo que dicen de la lejía.
Hay algunos mitos que necesitan una explicación.
Mito 1: La lejía no se puede usar para limpiar casas con niños…
¡Falso! Es un producto seguro si lo utilizas correctamente.
Mito 2: La lejía contamina…
¡Falso! Al final de su ciclo de vida se convierte en sal, oxígeno y agua.
Mito 3: La lejía no es apta para desinfectar frutas y verduras…
¡Falso! Unas gotas disueltas en agua son suficientes para dejarlas listas para su consumo.
Mito 4: Limón y vinagre hacen lo mismo que la lejía…
¡Falso! Ninguno de los dos puede acabar con los gérmenes.
Mito 5: Cuanta más cantidad de lejía, más desinfecto…
¡Falso! Solo se necesita medio vaso de lejía en medio cubo de agua.
Mito 6: No hace falta lejía para la ropa…
¡Falso! La lejía es un excelente quitamanchas y blanqueador.